Puerto Rico la perla del Caribe
April 24, 2021
Show all

Reflexión de fin de año, ¿es verdad que no queremos trabajar?

Durante estos días he estado reflexionando sobre la economía de Puerto Rico y el nuevo axioma que estamos utilizando, y que yo también había suscrito, de que en nuestra Isla la gente no desea trabajar. De momento, y con las experiencias personales y de mis clientes, entendía que esto era un absoluto. Hoy, luego de pensar un poco más sobre nuestra Isla, los impactos de la famosa Ley 22 y de la mal llamada Reforma Laboral, debo admitir que ya no estoy tan segura de que no queramos trabajar, creo más bien que nos hemos cansado del abuso laboral. Déjenme explicarme.

Puerto Rico siempre se ha caracterizado por ser un pueblo trabajador, aunque le guste el baile y la bachata. Somos un pueblo que le abrimos las puertas de nuestra casa y el corazón a toda la gente, somos serviciales y amables. Donde para la maravillosa época de las farmacéuticas, nos consideraban el mejor talento, y donde hemos visto glorias en el boxeo, tenis de mesa y el tenis regular, en el mundo de la belleza, pero también en la ciencia, ingeniería y tecnología. Entonces, ¿qué nos pasó? ¿es culpa de las nuevas generaciones? O realmente, ¿hemos abierto los ojos?

Yo creo que las nuevas generaciones, con el deseo de tener balance, de buscar alternativas y vivir para trabajar y no trabajar para vivir, nos han dado una lección. Y precisamente la gran Reforma Laboral la que ha ayudado a esto. ¿Quién puede realmente trabajar a gusto con menos de 10 días de vacaciones al año? Sí, con la nueva ley puedes lograr 6 días máximo. O ¿cómo podemos trabajar a gusto cuando no hay beneficios marginales como días por enfermedad y la aportación a un plan médico, en un país donde la Tarjeta de Salud se queda corta? O si miramos bien, ¿quién desea trabajar donde el mínimo federal sea menos de $8.50? Lo que significa que debes trabajar al menos dos horas diarias para poder tener un Combo Familiar, pues hay que trabajar y no hay tiempo para hacer compras y cocinar.

Realmente entiendo que nuestra gente se cansó de la nueva esclavitud moderna, el trabajar por el mínimo, sin vacaciones, sin tiempo flexible con la familia, sin la oportunidad de crecimiento y apoyo, pues los empresarios usan la Ley para apoyar su propia tiranía. Y claro está, esto lo digo con cuidado pues yo soy empresaria, pero también fui empleada, y mi fidelidad a la empresa que me hizo profesional se debió precisamente a sus cuidados, su enfoque a que el empleado era importante, que había que apoyarlo y darle las mejores herramientas de crecimiento porque eran la razón de ser y quienes proveían el rendimiento dentro de la Institución. Por eso, aunque tenía más de 20 días de vacaciones, tomaba el mínimo de 10 días, me gustaba mi empresa, ayudarla a crecer y aportar a su beneficio. A esa empresa le fui fiel hasta que su concepto cambió y su tiranía se expuso. Hoy ya ni siquiera esta en Puerto Rico, y ni les cuento quienes estaban detrás de todo ello.

Sí, cuando al puertorriqueño se le trata bien, no solo somos especiales y agradecidos, sino que también somos fieles a quienes nos dan de comer, porque eso es parte de nuestra idiosincrasia, está en nuestra sangre, en nuestro legado. Hoy entiendo que no es que no queremos trabajar, es que nos cansamos del abuso corporativo colonial, del maltrato y acoso institucional en los empleos no solo por medio de actitudes que antes no existían o al menos no se sentía tan rampante en nuestro entorno, pero que se entronizan ahora más que nunca con la influencia americana de trabajo, gracias al paraíso fiscal que nos hemos convertido. Se dice que actualmente existen países donde es ilegal trabajar los fines de semana, al menos que seas de la industria que está autorizada. Por ejemplo, según el World Economic Forum en su informe de diciembre del 2021, el parlamento de Portugal ha transformado sus leyes laborales haciendo ilegal el enviar mensajes o contactar a los empleados fuera de horas laborales, incluyendo el monitorear a aquellos empleados que trabajan desde el hogar, fuera de sus horas laborales, todo ello con el fin de aportar al balance entre el trabajo y la vida personal. Si eso se está llevando a cabo en otros países, hasta el punto que la Unión Europea está considerando implementarlo, deberíamos nosotros adoptar alguna de esas leyes, de esa forma no necesitaríamos pastillas para dormir, el nivel de estrés bajaría, podríamos tener tiempo en familia, ejercitarnos para estar más saludables y así mejorar la salud mental de la Isla que tanto nos afecta.

El “Such is Life” de Jaime González y las tristes expresiones más tarde del gran Alberto Bacó calaron hondo en nuestros corazones. Las palabras soeces de nuestro ex gobernador, Dr. Roselló, hijo, nos abrieron los ojos. Y el grandioso legado de la mal llamada Reforma Laboral del 2017 acabó con nuestro silencio. Sí, pues con la Pandemia aprendimos que podemos hacer las cosas diferentes, quedando expuestos las opciones que todos tenemos, el derecho a escoger libremente dónde y con quién deseamos trabajar, derechos que nuestra Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico y la Constitución de los Estados Unidos de Norte América respaldan.

Al mirar atrás los retos, pero más bien las bendiciones y oportunidades del 2021, me reitero en que debemos repensar nuestro enfoque. A qué o a quién le dedicamos nuestro gran tesoro, nuestro talento y tiempo, a cómo y con quién invertimos nuestras ideas, ilusiones y deseos de crecimiento. Pero fundamentalmente, es tiempo de repensar a qué empresas e industrias deseamos apoyar con nuestro compromiso laboral. Nuestra gente sí desea trabajar, pero con las mejores condiciones que le permitan ser parte activa de una economía social solidaria y no así de la tiranía colonial laboral.


eflores
eflores
La Lcda. Flores posee más de 20 años de experiencia en la banca, es desarrolladora de negocios, empresaria, abogada, principal de Tu Bufete Legal, co-productora y ancla del programa de economía y finanzas Tu Salud Financiera y colabora activamente en varias Juntas de Directores de ONG´s dentro y fuera de Puerto Rico, y galardonada Pilar del Empresarismo 2021, siempre con su lema que la transformación existe #tomacontroldetudinero.

1 Comment

  1. Lizzette Gonzalez says:

    Brava!! Excelente reflexión; de acuerdo con todo lo expuesto. Vivo cerca de la juventud; he trabajado en la UPRM por 27 años. Soy testigo del tesón y entusiasmo de muchísimos. Como explicas muy bien, la deforma laboral, la pandemia y la corrupción gubernamental nos ha enseñado lo que es más importante. Seguimos!! Lo mejor está por verse.

Leave a Reply

Your email address will not be published.